¿Cómo funciona Google Cloud Storage?

Google Cloud Storage es un almacén de objetos o fichero de datos global, seguro y escalable para datos mutables y sin estructura, como imágenes, vídeos y documentos.

En Nubosoft, nuestra tarea principal es asesorar al equipo de TI de las empresas para garantizar el éxito y que se pierda el miedo a migrar a soluciones como Google Cloud Storage. Podemos garantizar que al implementarla se gana eficiencia, flexibilidad, agilidad y productividad. Los sistemas migrados a la nube son más fáciles de usar en un esquema de trabajo híbrido. De esta manera las empresas contarán siempre con el hardware más avanzado y con el software actualizado, blindado frente ataques maliciosos.

Según Google, uno de los aspectos más fundamentales de cualquier solución de almacenamiento es la durabilidad. ¿En qué medida están protegidos los datos contra la pérdida o la corrupción? Y eso puede parecer especialmente importante en un entorno de nube. El almacenamiento en la nube se ha diseñado para una durabilidad anual de al menos el 99,999999999% (11 nines). Esto significa que, incluso con mil millones de objetos, es probable que pasen cien años sin que se pierda ni uno solo.

Para almacenar un objeto en Cloud Storage, se divide en varios “trozos de datos”, que se colocan en diferentes servidores con diferentes fuentes de energía. También se crea una serie de “trozos de código”. En caso de alguna falla del hardware (por ejemplo, del servidor o del disco), Google Cloud Storage utiliza los trozos de datos y de código para reconstruir todo el objeto. Esta técnica se llama codificación de borrado. Además, se almacenan varias copias de los metadatos necesarios para encontrar y leer el objeto. De esta manera, si uno o varios servidores de metadatos fallan, es posible seguir accediendo al objeto.

¿Cómo funciona Google Cloud Storage?

El almacenamiento en la nube puede ayudarte a almacenar objetos mientras optimiza el rendimiento de las aplicaciones. Google Cloud Storage es un almacén de objetos o blob (fichero de datos) global, seguro y escalable para datos mutables y sin estructura, como imágenes, vídeos y documentos.

Por otro lado, cuando construyes una aplicación, almacenas objetos en buckets (contenedor), que están asociados a un proyecto. A continuación, puedes subir objetos al bucket y descargarlos mediante la consola o los comandos gsutil (una aplicación de Python que permite acceder a Cloud Storage desde la línea de comandos).

Por default, los datos en reposo están encriptados y existen opciones para asegurarlos con tus propias claves de encriptación. Puedes conceder permisos a miembros específicos en equipos o hacer que los objetos sean totalmente públicos para aplicaciones móviles y web

Creando contenedores en Google Cloud Storage

Una de las características principales de Google Cloud Storage es que siempre se tiene acceso al proyecto, lo cual se define como buckets (contenedores). Además, a la hora de crear buckets, tienes opciones en función del presupuesto, la disponibilidad y la frecuencia de acceso. Es decir, puedes extender el servicio en cuatro tipos de almacenamiento:

  1. Regionales, estándar o multirregionales para un alto rendimiento, un acceso frecuente y una mayor disponibilidad. Este almacenamiento es usado con frecuencia cuando se pretende realizar consultas de manera activa o en un breve periodo de tiempo.
  2. Nearline es ideal para los datos que usted planea leer o modificar una vez al mes o menos, por lo que su coste es bajo, pero de gran durabilidad.
  3. Coldline usado cuando la disponibilidad sea muy inferior a los otros 2 tipos y la duración del almacenamiento sea como mínimo 90 días.
  4. Archive es el servicio más duradero, para los datos que desee guardar durante años. Los objetos se versionan automáticamente y el almacenamiento mínimo para este tipo de servicio debe ser de 365 días. 

Object Lifecycle Management

Por último, se puede dar soporte a los casos de uso más comunes con Google Cloud Storage, como son:

1. El establecimiento de un tiempo de vida (TTL) para los objetos

2. La conservación de versiones no actuales de los objetos

3. La “reducción” de las clases de almacenamiento de los objetos para ayudar a gestionar los costes.

Cloud Storage ofrece la función de Object Lifecycle Management, con la cual se puede realizar una transición automática de los datos a clases de almacenamiento de menor coste cuando alcanzan una determinada edad o cuando se almacena una versión más reciente del archivo. Una vez almacenados los datos, es fácil acceder a ellos con una única llamada a la API para todas las clases de almacenamiento.

El almacenamiento en la nube es óptimo para alojar sitios web estáticos, hacer streaming y almacenar documentos. Se utiliza mucho para hacer copias de seguridad y archivos y es una gran opción de datos para Big Data y Machine Learning. Las empresas trabajan cada año con volúmenes de datos cada vez mayores, por lo que el almacenamiento de datos empresariales se ha convertido en una de las principales preocupaciones.

¿Te interesa adquirir esta solución? Contáctanos

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.